Saltar ao contido principal
Xornal  »  "La facultad de Veterinaria capta pocos alumnos en sus programas de doctorado"

Juan Ignacio Ramos Martínez, catedrático de Bioquímica de la USC

"La facultad de Veterinaria capta pocos alumnos en sus programas de doctorado"

Juan Ignacio Ramos
Juan Ignacio Ramos

El catedrático del Bioquímica de la Universidad de Santiago y profesor de la facultad de Veterinaria del campus de Lugo, Juan Ignacio Ramos Martínez, impartirá el próximo día 28 de enero la lección magistral en el acto académico de la festividad de Santo Tomás de Aquino, que reunirá un año más en la sede universitaria lucense a una nutrida representación académica y de cargos de gobierno de la USC. El profesor Ramos Martínez, que ha desarrollado su actividad docente y de investigación en la facultad de Veterinaria de Lugo desde 1988, impartirá la ponencia El estudio de biología mytilus: Un ejemplo en investigación y desarrollo.

-Impartir la lección magistral en el acto académico de Santo Tomás de Aquino supongo que es un motivo de orgullo para cualquier docente. ¿Cómo asume usted este reto?

-De muy buen grado, por supuesto, la Universidad celebra este año la festividad de su patrón en la facultad de Veterinaria y el rector Senén Barro pensó en mí, que soy uno de los catedráticos más antiguos del centro, para leer la ponencia de apertura de esta ceremonia académica y yo estoy muy agradecido.

-¿De qué va a ilustrar a sus colegas docentes?

-Mi lección pretende hacer un recorrido histórico de cómo se ha realizado en Galicia toda la investigación básica y aplicada sobre el mejillón, apunto los principales avances científicos alcanzados en este campo y su repercusión en la sanidad, la producción alimentaria...

-En fin, disertará sobre la línea de investigación que le ha ocupado en los últimos años.

-En cierta medida sí, ya que nuestro grupo de investigación, que aborda líneas muy diversas, emplea el mejillón como modelo genérico para estudiar otro tipo de células.

-Usted ha sido testigo de los albores de la facultad de Veterinaria, ¿ha variado mucho este centro desde su nacimiento en 1984?

-Muchísimo, pues ha experimentado una gran evolución. En los primeros años este centro era muy convulso, sin embargo, ahora ya está plenamente integrada en el sistema universitario, tanto en el plano referido a la docencia como en el capítulo de investigación. No obstante, esta facultad aún soporta ciertas carencias.

-¿A qué se refiere?

-Pues mire, sólo le voy a apuntar dos realidades, que, en mi opinión, responden a sendos problemas. Uno de ellos es que la plantilla de docentes del centro aún es insuficiente y el otro alude al escaso número de titulados que decide continuar su formación en programas de tercer ciclo. Esta situación no favorece la renovación de los docentes.

-La escasez de doctores puede ser una rémora, pero también es un indicador de la buena inserción laboral de los nuevos titulados.

-Sin lugar a dudas. La inserción laboral es buena y eso demuestra que nuestros alumnos reciben una buena formación. Sin embargo, creo que la falta de un posterior horizonte halagüeño dentro del ámbito universitario tampoco anima a los licenciados en Veterinaria a cursar estudios de doctorado.

-¿Considera entonces que la Universidad debería convocar más plazas de profesores?

-Eso sería muy positivo, puesto que permitiría solventar la carencia de docentes que hay en la actualidad en el centro. Además, también atisbo necesario ampliar el número de becas que ofertan las instituciones públicas para formar doctores y buenos investigadores.

-Veterinaria siempre ha paseado la vitola de ser el centro de referencia del campus de Lugo, ¿todavía es vigente esta apreciación?

-Para mí, Veterinaria aún es el centro de referencia de esta sede universitaria, puesto que siempre ha sido una facultad pionera en la asunción de métodos de innovación docente y de innovación. Además, en el plano académico, esta facultad fue de las primeras en remozar el plan de estudios de la titulación. También fue de los centros universitarios más precoces en el diseño de planes estratégicos y, además, la facultad de Veterinaria de Lugo obtuvo la homologación europea, al igual que las de Barcelona, Madrid y Murcia. Estos méritos demuestran que este centro del campus es de las pocas facultades de Veterinaria de España que juega en Primera División.

-¿La Universidad de Santiago ha sabido reconocer todos estos logros?

-Sinceramente, creo que la USC debería agradecer y reconocer un poco más la capacidad de adaptación y la flexibilidad exhibida por el profesorado de este centro universitario.

-Y si hablamos de producción científica, ¿cómo valora la labor investigadora de este centro?

-No me gusta calificar la investigación que realizan otros profesores, porque la realidad de cada persona condiciona su producción científica. No obstante, sí considero que el nivel de investigación de esta facultad es bueno y podría ser más abundante de contar con más profesores, así como con más personal auxiliar y más becarios.

-La delicada situación financiera de la USC ha repercutido negativamente en la producción científica de este centro universitario.

-Las restricciones económicas no han afectado demasiado, porque esta facultad ya contaba con instrumental científico antes de esta época de precariedad. Sí es cierto que ahora estos aparatos necesitan dinero para reparaciones, pero se nota más la falta de becarios y la escasez de convocatorias de nuevos proyectos de investigación.

-En su doble vertiente de lucense y catedrático de universidad, ¿cómo ve el futuro de este campus?

-El clima de trabajo que se percibe en este campus es muy apacible y eso, con las tecnologías de que disponemos ahora, hace que este campus sea un lugar ideal. Aún así, a mí me gustaría poder crear en Lugo un centro de investigación sobre Biología fundamental, con una división científica e interrelacionado con el hospital Rof Codina y con otros institutos y centros de investigación.

-¿Cree que Lugo se ha hecho ya acreedora de la condición de ciudad universitaria?

-Tiene un campus, pero tendrán que pasar más años para que Lugo tenga el ambientillo estudiantil que se respira por ejemplo en Santiago. En esta ciudad hay una visión muy economicista de la universidad y los estudiantes tampoco contribuyen demasiado a crear cultura universitaria, que es más que salir de copas.

-Usted ha sido profesor en Compostela antes de serlo en Lugo. ¿La USC tiene una misma consideración de sus dos campus?

-Es muy distinto. Es cierto que se ha avanzado mucho en este camino, pero yo percibo cierta falta de sensibilidad con el campus lucense.

Esta entrevista foi publicada o mércores, 19 de xaneiro de 2005, no suplemento Campus de El Progreso