Saltar ao contido principal
Xornal  »  "Al principio, el universo era como una gran sopa caliente"

Carlos Pajares, catedrático de Física, ex rector de la USC

"Al principio, el universo era como una gran sopa caliente"

Carlos Pajares
Carlos Pajares

La explicación del origen y el destino del cosmos, las eternas incógnicas de hacia dónde vamos y de dónde venimos, sobrepasan a veces los límites de la Física para convertirse en divagaciones de filosofía pura. No obstante, alimentando el debate surgido en el ágora griega, los investigadores continúan hoy intentando buscar una explicación científica sobre el principio del universo. Desde la Universidad de Santiago, el catedrático de Física Carlos Pajares Vales estudia cómo fueron los primeros instantes del universo, un análisis multidisciplinar que abordan distintas instituciones educativas de EEUU y la UE. Dejando al margen la perspectiva meramente científica de la cuestión y con un fin más divulgativo, el ex rector ofrece esta tarde una charla en el Colegio Mayor Gelmírez titulada Los tres primeros minutos del universo.

¿Cómo fueron esos primeros instantes del universo?
Al principio, antes de que comenzase la expansión, el universo era como una gran sopa caliente. Paulatinamente la pota se fue enfriando y resultaron los productos, es decir, los protones, neutrones, etc. En su origen, no se diferenciaban las distintas clases de partículas, era como la superficie de un globo que tras el Big Bang empezó a expandirse, proceso que todavía continúa.

Pero esta teoría no despeja todas las dudas sobre el principio...
Ésa es la cuestión... ¿Cómo explicar todas las estructuras? ¿Qué es lo que pasó antes? El Génesis encuentra su propia respuesta, diciendo que Dios antes del universo estaba preparando el infierno. Pero intentar contestar a qué pasó antes no tiene sentido, porque el Big Bang fue el que creó el tiempo. Es casi más una cuestión filosófica que física.

¿Por qué las instituciones deben apoyar la investigación?
El origen del universo es una preocupación histórica del ser humano. Además de intentar responder a esta cuestión, la Física aplicada afecta a otras disciplinas como, por ejemplo, la Medicina. Se trata de dar respuestas a la sociedad a todos los niveles y avanzar en el conocimiento.

¿El respaldo público es suficiente?
En general, el nivel no es aceptable. El nuevo gobierno gallego pretende llegar a cubrir con investigación el 1,5% del PIB, lo que sin duda supone un esfuerzo muy importante, sobre todo si consigue implicar a los principales sectores productivos.

¿Ha decaído el porcentaje de estudiantes de Física?
Sí es cierto que se registró un bajón importante, pero desde el año pasado se ha incrementado el número de alumnos en la Facultad de Física de Santiago. No es una carrera fácil, ya que supone un esfuerzo intelectual enorme y mucho sacrificio.

Sin embargo, el abanico profesional es muy amplio...
Resulta curioso que muchos estudiantes descarten esta titulación pensando que no tiene salidas profesionales, cuando en realidad el índice de paro es casi nulo, superando incluso a carreras como Informática o Telecomunicaciones. Por ejemplo, seguro que poca gente sabe que en las plantillas de los hospitales también hay físicos.

Entrevista publicada en "El Correo Gallego", o xoves 3 de novembro de 2005