Saltar ao contido principal
Xornal  »  "Evitar una nueva pandemia de gripe aviar es imposible, pero hay que estar preparados"

Eduardo Yus Respaldiza, profesor de Enfermedades Infecciosas de la USC

"Evitar una nueva pandemia de gripe aviar es imposible, pero hay que estar preparados"

Eduardo Yus Respaldiza
Eduardo Yus Respaldiza
  • Ignacio Rodríguez

Yus Respaldiza sostiene que las administraciones han adoptado las medidas oportunas para frenar la propagación de este virus. El profesor del departamento de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Santiago, Eduardo Yus Respaldiza, dice que los últimas muertes registradas en Turquía a causa del virus de la gripe aviar constatan la rápida propagación de este virus, aunque entiende que las autoridades han adoptado ya todas las medidas pertinentes para frenar la mayor difusión de esta variante de la gripe aviar.

¿El virus de la gripe aviar puede derivar en una crisis alimentaria similar a la producida por las ‘vacas locas’?
No. De momento no se puede hablar de crisis alimentaria, porque sólo se ha constatado que este virus se transmite por vía aerógena entre las propias aves y también salta a los humanos. El contagio se produce sólo a través de las vías respiratorias, pero también es cierto que hay información muy confusa.

¿Descarta cualquier riesgo de contagio a través del consumo de carne y de huevos?
Los resultados de las investigaciones realizadas hasta el momento no contemplan esta vía de contagio, pues todo apunta a que este virus sólo se transmite a través del aire, por lo que el mayor riesgo de contagio lo sufren los criadores que están en contacto durante periodos prolongados con las aves. La cepa vírica H5N1 ha demostrado ser muy virulenta, pero este virus es muy poco resistente al calor. Por ello, el proceso de cocinado de los productos, aun en el caso de que estuvieran infectados, desactivaría el virus.

El reciente brote de gripe aviar ha suscitado gran polémica social y ya se ha cobrado varias vidas, pero este tipo de infección vírica no es nueva.
Por su puesto que no. En el último siglo ya se han registrado varias pandemias de gripe aviar. Al margen de casos aislados, la primera gran pandemia por este virus se produjo en 1918 y causó entre 40 y 50 millones de muertes. Hubo otro brote en 1968 que dejó otro millón de víctimas y, más recientemente, también se detectaron casos aislados en países del Suroeste asiático.

¿Asistimos entonces a una nueva pandemia provocada por la ‘gripe del pollo’?
Las autoridades sanitarias advierten de la posibilidad de asistir a una nueva pandemia, pero de momento hablan de una fase prepandémica, porque sólo está constatado el contagio de virus entre las propias aves y también su incidencia en los humanos. No obstante, todavía no se han comprobado contagios víricos entre personas. Creo recordar que ya se han contabilizado en torno a un centenar de casos de humanos contagiados y sobre unos cincuenta muertos. Esto corrobora la alta virulencia de esta gripe.

¿Atisba posible arbitrar mecanismos que permitan controlar el virus y evitar así una nueva pandemia?
Las distintas autoridades ya adoptaron las medidas adecuadas para frenar la transmisión de este virus, pero nadie puede garantizar su efectividad al cien por ciento. Los virus gripales suelen saltar las barreras interespecie y, sobre todo, afectan a las especies porcina, equina y a las personas. Evitar una posible pandemia es prácticamente imposible, pero lo que sí se puede hacer es estar preparados para mitigar sus efectos.

A tenor de sus palabras, el riesgo de una nueva pandemia de gripe aviar está ahí, pero ¿tendría efectos tan devastadores como las anteriores?
Los cálculos más positivos apuntan que de producirse una pandemia a medio o corto plazo, ésta podría saldarse con un millón de víctimas, tal y como ya sucedió a finales de la década de los sesenta. Otras fuentes más pesimistas hablan de dos millones de muertes.

¿La incidencia no sería homogénea en todas las partes del mundo?
Por supuesto que no, pues es indudable que los países con sistemas de sanidad más desarrollados tiene más probabilidades de controlar y de neutralizar la incidencia del virus. Además de este tipo de coyunturas sociales, también cabe decir que niños, ancianos, pacientes con enfermedades crónicas y personas inmunodeprimidas constituyen los principales colectivos de riesgo.

Sin embargo, resulta cuando menos curioso que más de cien años después del conocimiento de la existencia de este virus la comunidad científica no haya sido capaz de dar una respuesta efectiva.
Es complicado. La gripe aviar es una enfermedad infecciosa de las aves y se conocen varios subtipos de virus, cuya virulencia depende de la cepa de que se trate. El desarrollo de fármacos, en general, y de vacunas, en particular, ha de realizarse una vez que se conozca exactamente el virus en cuestión, pero no antes, ya que su eficacia para neutralizar el virus no sería del todo satisfactoria.

¿Han desarrollado algún otro fármaco para combatir la gripe aviar además de los ya conocidos antivirales?
No. De momento sólo existen dos tipos de antivirales, que son eficaces ante el virus en una fase inicial del contagio, pero una vez que el virus ya se ha desarrollado en la persona, el antiviral pierde bastante efectividad. En China también trabajan en el diseño de una vacuna para humanos, pero desconozco su capacidad para neutralizar el virus.

Entonces, ¿qué es lo que se sabe de este virus?
Pues mire. Conocemos que su origen está en las aves acuáticas migratorias, pero luego se sabe muy poco más, porque es un virus muy mutante.

La gripe aviar se ha cobrado ya medio centenar de vidas en todo el mundo. ¿Realmente se trata de un virus tan letal?
La cepa vírica H5N1 parece ser muy virulenta, pero una persona con unas condiciones saludables normales puede superarla si recibe una asistencia sanitaria correcta.

¿Ve acertada la decisión de algunos gobiernos, que compraron millones de dosis de vacunas antigripales a modo de prevención ante un posible brote de gripe aviar en su territorio?
La vacuna para la gripe humana no es efectiva contra el virus de la gripe aviar. No obstante, una persona que esté vacunada contra la gripe y que posteriormente se infecte del virus de las aves tendría menos probabilidades de desarrollar una nueva variante del virus.

Al margen de cuestiones sanitarias y saludables, el reciente brote de gripe del pollo ha ocasionado notables pérdidas económicas en el sector.
Eso es inevitable. Los últimos datos indican que el consumo de pollo se ha reducido un 2% y parece estar ya más estabilizado que en las fechas posteriores al conocimiento de los primeros contagios en humano.

¿Las últimas muertes ocurridas en Turquía a consecuencia de la gripe aviar convierten a la población europea en un colectivo de riesgo de contagio?
No hay que ser alarmistas. Los últimos casos detectados en Turquía no tienen porque incrementar el riesgo de transmisión del virus. El mayor peligro puede venir en la próxima etapa migratoria de las aves, porque ahí si pueden llegar especies contagiadas.

Entrevista publicada no suplemento Campus do xornal El Progreso, o mércores 18 de xaneiro de 2006