Saltar ao contido principal
Xornal  »  "La optometría tiene mucho futuro si se hacen las cosas como la sociedad se merece"

Eva Yebra-Pimentel Vilar , directora de la escuela de Óptica y Optometría de la USC

"La optometría tiene mucho futuro si se hacen las cosas como la sociedad se merece"

Eva Yebra-Pimentel Vilar
Eva Yebra-Pimentel Vilar
  • Ignacio Rodríguez

La chantadina Eva-Yebra Pimentel Vilar, doctora en Farmacia y diplomada en Óptica por la Universidad de Santiago, es la directora de la escuela de Óptica y Optometría de la USC, un joven cetnro universitario creado hace poco más de quince años, un tiempo más que suficiente para consolidarse como un centro de prestigio.


¿Qué balance hace de los años de vida de esta escuela?
Efectivamente, es una titulación muy joven. La primera escuela de Óptica en España se creó en la Universidad Complutense de Madrid en 1972 e impartía el título de Diplomado en Óptica. Posteriormente, en 1990, se establece el título de Diplomado en Óptica y Optometría. Es entonces cuando se crea la escuela universitaria de Óptica y Optometría, bajo la dirección del profesor Carlos Gomez-Reino. Por tanto es una titulación joven en España, más en Galicia y la única en el Sistema Universitario Gallego. Los problemas y dificultades por los que atravesamos son los propios de una titulación nueva que, reconocida por la sociedad su actividad en ciencias de la salud, busca su consolidación en el seno de la institución académica.

¿La formación impartida en la titulación de Óptica y Optometría es de carácter eminentemente práctico?
El plan de estudios tiene una carga lectiva global de 198 créditos (con 136 creditos troncales, 42 optativos y 20 de libre configuración). De los créditos troncales, el 58 % son teóricos y el 42 % prácticos, pero es preciso aumentar las prácticas clínicas, lo que considero mi principal objetivo para estos años. Uno de los indicadores de calidad de las escuelas de optometría europea de excelencia, es el número mínimo de pacientes atendidos por los alumnos en la clínica del centro. No hay que olvidarse que la principal función como optometristas es la realización de exámenes visuales primarios a la población, por lo que las prácticas clínicas nunca serán demasiadas. Los optometristas asumen una gran responsabilidad, ya que más del 60 % de los exámenes visuales se realizan en ópticas. 

¿Qué futuro aguarda a los estudios de Óptica y Optometría su adaptación europea ?
La Conferencia de Directores de Escuelas de España, elaboró un libro blanco para adaptar los estudios actuales al marco europeo. Este libro establece las bases del futuro grado. Entre sus conclusiones se propone que el grado se denomine licenciatura en Optometría y Óptica Oftálmica, con una duración de 4 años, y se incorpora un prácticum para realizar las prácticas profesionales. No sería ningún obstáculo adaptarla a la última propuesta del MEC sobre las directrices generales propias de los futuros estudios de grado.

¿Confía entonces en su reconversión en grado?
Evidentemente, esta titulación es eminentemente profesional. Así lo dice la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias de nuestro país y lo reconoce oficialmente la Organización Mundial de la Salud. La experiencia internacional nos dice que los optometristas tienen una gran labor en los sistemas de salud para dar respuesta efectiva a las demandas de la población.

¿Cómo definiría el perfil de los optometristas?
El perfil profesional definido por la propia normativa establece que “los diplomados universitarios en Óptica y Optometría desarrollan las actividades dirigidas a la detección de los defectos de refracción ocular, a través de su medida instrumental, a la utilización de técnicas de reeducación, prevención e higiene visual, y a la adaptación, verificación y control de ayudas ópticas”.

¿La inclusión de formación en audiología entre las materias optativas que pueden cursar los alumnos matriculados en esta titulación responde a la intención de capacitar a los profesionales para ofertar los máximos servicios posibles?
La demanda social que existe, la tradición que desde su inicio la vinculó a la escuela, unido a que hay profesorado experto en esta materia llevó a que esta escuela tenga un servicio de audiología que es referente en Galicia. En él se realizan pruebas audiométricas y se adaptan prótesis auditivas con técnicas audiológicas de vanguardia. La audiología en otros países es una titulación universitaria reglada e independiente, mientras que en España no es así.

Usted es doctora en Farmacia, profesora del departamento de Física Aplicada y, a su vez, directora de la escuela de Óptica y Optometría de la USC. ¿Su actual coyuntura profesional constata que la optometría tiene el reconocimiento social que le corresponde?
La optometría es una profesión implantada en la sociedad española de hecho. El 63 % de los exámenes visuales se realizan en las ópticas. Los servicios optométricos deben ser incluidos dentro del sistema de salud con unos fines, a cambio de un reembolso por los servicios prestados. Esto es simplemente justo y necesario para el desarrollo apropiado de la profesión, como participante y socio en el sistema de asistencia de nuestro país. No hay que olvidar que la optometría sirve fundamentalmente para mejorar la calidad visual en la vida de los pacientes. Este reconocimiento del sistema contribuiría a situar la valoración social de la labor de nuestros profesionales en donde le corresponde. Para lograr estos fines se hace necesaria una formación práctica y clínica de calidad, previa a su incorporación al mercado laboral como cualquier otra profesión sanitaria.

Ya que hablamos de ópticas, lentes... ¿por qué cada vez más gente precisa de instrumentos para reforzar su capacidad de visión?
Las causas hay que buscarlas en el aumento de la esperanza de vida y de la calidad de la misma, unido a unas mayores exigencias visuales. 

¿Y qué es más recomendable para la salud del ojo, la gafa tradicional o la lentilla?
Es un problema funcional que conlleva una decisión personal. La gafa tiene menos riesgos asociados. Aunque las lentes de contacto adaptadas y usadas adecuadamente tampoco deben de presentar problemas.

Usted es chantadina de cuna y compostelana de adopción, pero ¿cómo se ve desde la capital universitaria gallega la evolución experimentada por el jovencísimo campus lucense?
El proceso de descentralización de la USC fue positivo y contribuyó al desarrollo e integración de la comunidad. Hoy el campus tiene una importante infraestructura y una capacidad de investigación e innovación que Lugo puede aprovechar para el desarrollo de sus capacidades económicas, sociales y culturales. 

¿Los estudiantes de Óptica y Optometría tienen buen ojo?
Pienso que sí. La optometría tiene mucho futuro si el sector académico, el profesional y la administración hacen las cosas como la sociedad se merece. 

¿Cómo valora que un centro universitario como la escuela de Óptica y Optometría esté dirigido por un equipo de mujeres?
Significa un camino de normalización que ya tiene una larga historia en la Universidad. Fueron hitos importantes, entre otros, los nombramientos de las primeras vicerrectoras en los años ochenta, como María José Rodríguez Galdo y Mercedes Brea, bajo el mandato del rector Carlos Pajares.

 



 

Entevista publicada no suplemento Campus do xornal El Progreso, 8 de xaneiro de 2006