Saltar ao contido principal
Xornal  »  "La calidad tiene sentido, no es una operación de maquillaje"

Mª Paz García Rubio, vicerrectora de Calidad de la Universidad de Santiago

"La calidad tiene sentido, no es una operación de maquillaje"

Mª Paz García Rubio
Mª Paz García Rubio
  • Ignacio Rodríguez

La catedrática de Derecho Civil y vicerrectora de Calidad de la Universidad de Santiago de Compostela, Mª Paz García Rubio, sostiene que la institución académica compostelana debe avanzar por la senda de la calidad, porque “estamos en tiempos de calidad”.

Esta legislatura será la de la calidad en la USC, decía el rector Senén Barro en la pasada campaña electoral. ¿Corrobora esta afirmación meses después de la cita con las urnas?
Estamos en tiempos de calidad e, ineludiblemente, la Universidad debe avanzar por esta senda. Además, a pesar de que su plan de calidad ya fue elaborado hace un par de años, la implantación del espacio europeo de educación superior nos obliga a afrontar nuevos retos. Estoy convencida de esta necesidad, pero también creo que el concepto de calidad aún no ha ganado demasiada credibilidad entre los miembros de la propia comunidad universitaria.

¿Entiende la mejora de los servicios universitarios como un paso previo para la aumentar la calidad en la docencia y en la investigación?
Los servicios, la docencia y la investigación son los parámetros más empleados en el ámbito internacional para evaluar la calidad en las universidades. La Universidad ya ha avanzado en este capítulo, tal y como lo demuestra la acreditación del servicio de gestión académica, aunque también es cierto que faltan cosas. Preciso, no sé si la mejora de los servicios ha de considerarse un paso previo, pero lo que sí es cierto es que se trata de un proceso coetáneo y preciso para los avances de la calidad docente y de investigación.

En términos de calidad, ¿cuál es su impresión sobre la situación actual de la USC?
Pues mire... Se han hecho cosas, pero queda mucho por hacer. Creo que es necesario un mayor esfuerzo por hacer creíble que esto de la calidad tiene sentido, que no es una simple operación de maquillaje.

¿Cree que los indicadores cualitativos que arroja la institución académica compostelana cumplen las expectativas?
No hay demasiada homogeneidad a la hora de determinar los parámetros empleados para evaluar la calidad. Aun así, en investigación, la USC está bien situada, mientras que en el área docente, hay centros solventes y otros que no lo son tanto. Sería lícito afirmar que la Universidad de Santiago está en una situación equiparable a otras instituciones españolas e incluso de fuera del ámbito nacional.

Pero la calidad es un concepto muy subjetivo.
Sí. Es un término polisémico...

Y si hablamos de dinero, ¿la apuesta por la calidad en las universidades precisa una mayor apuesta inversora?
Es obvio que hay un déficit de financiación de las universidades gallegas, que están obligadas a intensificar las negociaciones con la Administración autonómica para conseguir más partidas presupuestarias para los niveles de enseñanza universitaria. Es más, el porcentaje del PIB español que se destina a este fin está aún muy lejos de la media europea y, en Galicia, la situación es peor.

¿Ve compatible el aumento de los servicios universitarios y la mejora de su cualificación?
No se trata de aumentar y crecer de forma desordenada. Lo que si se antoja necesario es la reorganización de algunos servicios, aunque también puede ser preciso crear otros nuevos. La sociedad avanza muy rápido y las universidades deben asimilar y adaptarse a estas transformaciones de forma casi inmediata, lo que no siempre resulta fácil.

Si no se amplía la red de servicios, Lugo no perderá su discrimatoria condición de campus periférico.
La percepción que existe en Santiago sobre el campus de Lugo es muy distinta a la que se percibe aquí, pues la Universidad considera que las dos sedes son igual de importantes. Aun así, es cierto que la situación de partida de la sede universitaria lucense es inferior a la de Compostela, por lo que hay que emprender medidas de acción positiva.

¿Qué acciones ha programado la USC de cara a la inminente implantación del espacio europeo de educación superior?
El marco normativo al respecto aún no está definido y existe mucha ambigüedad, lo que impide adoptar medidas definitivas, aunque la USC sí ha comenzado ya diversas iniciativas.

Si nos centramos en el estamento estudiantil, ¿qué valor confiere usted a las encuestas del alumnado?
Estas consultas suelen referirse a niveles de satisfacción y tienen un valor relativo, pero no son demostrativas de la calidad del profesorado ni objetivas sobre la realidad de los estudiantes. Son un parámetro más, útil, pero que hay precisa ser completado con nuevos instrumentos.

La comunicación o, mejor dicho, el márketing, se antoja como un buen aliado de la calidad. ¿Considera que la USC se vende bien?
La comunicación es, como usted dice, un buen aliado de la calidad, por lo que no sólo basta con hacer bien las cosas, sino que también hay que publicitar que también se hacen así. En este sentido, creo que la Universidad de Santiago no se promociona todo lo bien que debería, porque aunque cumple una función muy importante en España y también más allá de las fronteras, la percepción social no siempre es así.

La memoria de responsabilidad social, la Oficina de Igualdad de Género, el Plan de Desenvolvemento Sostible... son iniciativas pioneras de la USC en el ámbito universitario. ¿Ha recibido ya la institución académica los primeros réditos de estas acciones?
Pues mire, el Plan de Desenvolvemento Sostible, por poner un ejemplo, ha recibido felicitaciones de otras instituciones y su existencia ya es conocida más allá de la Universidad. Por ello, se podría decir que la USC ya ha obtenido los primeros rendimientos de estas iniciativas, aunque también es cierto que los réditos a los que usted alude podrían ser mucho mayores, aunque yo estoy convencida de que éstos llegarán y rápido.

La igualdad de género es un tema muy en boga en la actualidad, incluso en el seno de la USC, pero ¿por qué tratamos de hacer especial lo que deberíamos asumir ya como normal?
La Oficina de Igualdad de Género recién creada en la USC pretende minimizar las diferencias que existen actualmente en esta institución académica, que es una de las universidades españolas con mayor presencia de mujeres. Sin embargo, el liderazgo de las féminas en el seno de la USC no se corresponde con esta situación.

Entrevista publicada no suplemento Campus do xornal El Progreso, do 25 de outubro de 2006