Saltar ao contido principal
Xornal  »  "No es cuestión de fe, vamos a estabilizar a los Ramón y Cajal"

María José Alonso, vicerrectora de Investigación de la Universidade de Santiago

"No es cuestión de fe, vamos a estabilizar a los Ramón y Cajal"

Mª José Alonso
Mª José Alonso
  • Iolanda Casal

La vicerrectora se compromete con este colectivo de excelencia, que ve con incertidumbre su futuro. Junto a los investigadores más jovenes, Alonso cita entre sus prioridades la transferencia del conocimiento y los nuevos espacios

Los investigadores Ramón y Cajal (RyC) de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) tienen garantizada su estabilización. El colectivo, 64 contratados durante cinco años con el apoyo del Ministerio de Educación para favorecer el retorno de científicos de excelencia, ha destacado en los últimos meses la incertidumbre en la que viven por la falta de compromiso de la institución. María José Alonso (León, 1958) responde que, pese a la incredulidad de los afectados, habrá estabilización con la única condición de una calidad que ella misma destaca al hablar de este grupo. Sus miembros serán una de sus prioridades, junto con las nuevas infraestructuras para I+D y la transferencia de resultados a la sociedad.
 
 ¿Cuáles son los planes de la USC para los Ramón y Cajal?
 Los investigadores son uno de los ejes de actuación de este vicerrectorado, especialmente cuando se habla de los más jóvenes, porque en ellos está el futuro de esta universidad. En este punto, existe cierto grado de incredulidad, pero no es cuestión de fe, vamos a estabilizar a los RyC que cumplan los criterios de calidad del programa I3, hemos asumido ese compromiso. En cuanto a los investigadores Parga Pondal, estamos a la espera de ver cuál es el planteamiento que hará la Consellería de Innovación pensando en ellos.
 
Pero los RyC deben estabilizarse a través de plazas en los departamentos, y los investigadores que trabajan en institutos de la USC no pertenecen a ninguno...
Cuando arrancó el programa RyC incluso se hablaba de una carrera investigadora en la universidad sin estar vinculada a una plaza docente. Pero esa vía a día de hoy no es factible, así que es fundamental que los RyC acrediten un mínimo de docencia. Para eso tienen que estar adscritos a un departamento. Este era un punto conflictivo, pero ha habido mucha interlocución con los departamentos y habrá más con el fin de que todos los RyC tengan esa adscripción.
 
¿Pero sigue abierto el debate sobre la existencia de investigadores no docentes en la universidad?
Sí, pero yo no lo comparto, lo cual no quiere decir que haya que investigar y dar clases al 50%. En otros países esto ya se contempla y unos profesores que se centran más en la docencia y otros más investigación. Aquí se presupone que se dedican a la dos cosas por igual, pero la realidad constatable es que hay profesores que no investigan nada. Y eso no es deseable.
 
Otra cosa es pues que se deba valorar más la investigación al dimensionar la plantilla, ahora definida por unos criterios que priman la docencia y que dejan mal parada a una universidad que pierde alumnos ¿se está trabajando ya en ese aspecto?
Sí, ya estamos trabajando en el reconocimiento del esfuerzo investigador, pero es algo que nos llevará meses, y a lo mejor todo el curso, lo importante es que se haga bien. Cuando reconozcamos esto, probablemente las áreas que hoy son excedentarias pasen a ser deficitarias o no excedentarias. Por otra parte, tanto desde la Xunta como desde el Ministerio de Educación se está hablando de que la financiación universitaria estará condicionada no únicamente por el número de alumnos y la docencia, sino también por la calidad de la investigación, y eso ayudará a generar más profesorado en las áreas más activas.
 
Otro de los ejes de su programa son las infraestructuras, ¿cómo ve a la USC en este campo?
Diría que una vez se construyan los nuevos centros previstos la dotación en espacios para la investigación será buena. Y que son espacios que no son meras extensiones de las facultades de las que toman el nombre, sino que se abrirán a investigadores de otras áreas.
 
Son cinco proyectos, algunos compartidos con Xunta, CSIC o el Sergas en materias que van de las ciencias de la vida a la química o la biología, ¿podrán hacer de Santiago un biopolo de referencia?
Espero que la I+D en el campo químico, biológico, médico y farmacéutico sea un exponente como mínimo en España.
 
¿Y hay ya una solución para la falta de espacio para Física?
Física es uno de los exponentes de la USC y somos conscientes de sus necesidades. Se está haciendo un estudio a fondo para resolver el problema con la mayor brevedad. Pasaría por la ampliación y posiblemente la construcción futura de un centro de investigación.

Entrevista publicada no xornal El Correo Gallego, do 14 de novembro de 2006