Saltar ao contido principal
Xornal  »  "Mucha gente aún interpreta la palabra calidad como fiscalizar en el peor sentido"

Mª Paz García Rubio, vicerrectora de Calidad de la Universidade de Santiago

"Mucha gente aún interpreta la palabra calidad como fiscalizar en el peor sentido"

Mª Paz García Rubio
Mª Paz García Rubio
  • Iolanda Casal

“Este departamento es totalmente transversal” . “La investigación en ciencias sociales y humanidades no se debe medir con los mismos indicadores que las otras científicas”

La Vicerreitoría de Calidade acaba de iniciar su segunda legislatura de vida en la Universidade de Santiago de Compostela (USC). La palabra que da nombre a este departamento muestra una idea de la transversalidad de su trabajo, que constituye, recalca su nueva titular, la catedrática de Dereito Civil María Paz García Rubio (León, 1961), una "línea de futuro imprescindible para el desarrollo de una universidad moderna", aunque aún tropieza con reticencias.
 
El suyo debe de ser uno de los vicerrectorados que más trabaja con todos los demás.
Sí, aunque sea una palabra manida, este es un vicerrectorado totalmente transversal. Y tiene un apoyo absoluto del equipo de gobierno para lograr una importante presencia en todos los temas, porque somos muy conscientes de que la calidad no es una línea de moda, es una línea de futuro imprescindible.
 
¿Y qué tal es la acogida de las políticas de calidad? ¿siguen tropezando con reticencias?
Hasta ahora todo lo que hace referencia a la calidad, y esto es así en todos los sitios, tiene un déficit de credibilidad porque todavía no está muy interiorizado que verdaderamente sirva para algo. En servicios tenemos ya acreditaciones importantes, pero en docencia ese déficit es mayor porque hay mucha gente que aún interpreta la palabra calidad como fiscalizar en el peor sentido de la palabra. Yo le daría un poco la vuelta y diría que se trata de rendir cuentas a la sociedad en el mejor sentido.
 
Lo cierto es que en administración ya hay normas ISO muy avanzadas para certificar la calidad, mientras que en docencia parece más difícil encontrar un óptimo modelo de evaluación...
Es que hasta hace poco la docencia era el pariente pobre de la universidad, en el sentido de que podías ser mejor o peor docente sin que importase en la consideración de tu carrera como universitario. El Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) quiere potenciar el valor de la docencia, y para eso hay que tener instrumentos válidos para medir la calidad. Y en la búsqueda de esos indicadores, creámoslo o no, hay un componente subjetivo en la determinación de si se es buen docente o no más alto que en la investigación.
 
Pero tampoco son óptimos los medidores en investigación...
 Yo creo que en materia de investigación la USC tiene algunos déficits. Es muy puntera en las áreas técnicas y de ciencias de la salud, pero creo que ha cuidado poco la investigación en ciencias sociales y, aunque en menor medida, en humanidades. Debemos hacer un esfuerzo por potenciar esas áreas, en las que estoy plenamente convencida de que hay extraordinarios investigadores, pero con unas necesidades especiales que no se deben medir con los mismos parámetros que los de las ciencias, que es lo que sucede ahora. Piense que, por ejemplo, un proyecto de medicina puede llegar a captar un millón de euros. En derecho ni la mejor institución le daría ese dinero a Kelsen, uno de los mejores juristas de la historia. Y lo mismo sucede con los medidores de impacto de las publicaciones, también concebidos para las ciencias. Es fundamental que cambiemos eso.
 

Entrevista publicada no xornal El Correo Gallego, do 26 de novembro de 2006