Saltar ao contido principal
Xornal  »  "La calidad no se logra a coste cero cuando se trata de una clara apuesta de futuro "

María Dolores Álvarez Pérez, vicerrectora de Calidad y Planificación de la USC

"La calidad no se logra a coste cero cuando se trata de una clara apuesta de futuro "

Mª Dolores Álvarez Pérez
Mª Dolores Álvarez Pérez
  • Ignacio Rodríguez

La vicerrectora de Calidad y Planificación de la USC, María Dolores Álvarez Pérez, asegura que la calidad es  una demanda de la sociedad actual,  aunque sostiene que las mejoras cualitativas no se pueden lograr a coste  cero cuando se trata de una clara  apuesta de futuro. Convencida de  que la falta de recursos impidió a las  universidades responder a las necesidades de su entorno, Álvarez Pérez  demanda una financiación acorde al  nuevo modelo universitario.

La calidad es ahora el eje fundamental del nuevo  paradigma de universidad. ¿A qué se debe?
Se debe fundamentalmente a los cambios acontecidos en el entorno. La sociedad actual, cada vez más  dinámica, compleja, interrelacionada y global, se asienta en la generación y gestión del conocimiento.  Así, la convergencia europea exige que las universidades ayuden a convertir la economía europea en la más  competitiva y dinámica del mundo, basada en el conocimiento y capaz de sustentar el crecimiento económico. Los factores que más influyen en la competitividad  son formación, I+D+i y  espíritu emprendedor.

¿Espera que el esfuerzo de la USC a favor de la calidad se traducirá en breve en resultados tangibles?
La USC está desarrollando múltiples iniciativas. De todas  estas acciones ya hemos recogido algunos  frutos, pues nos han  permitido mejorar la  calidad de la docencia, la investigación y  los servicios. Prueba  de ello  es que, en el   ámbito de la investigación,  la USC  ocupa el sexto puesto  en el ránking de las universidades  españolas. En el ámbito de servicios, logramos varias  certificaciones ISO y nuestra Universidad también va  a la cabeza en emprendimento universitario.

¿Existe una relación directa entre inversiones  y grado de cualificación?
Por supuesto, la mejora de la calidad no se logra  a coste cero, sobre todo cuando se trata de una clara  apuesta de futuro para alcanzar una sociedad más desarrollada. La adaptación al EEES  exige un cambio   de paradigma del proceso enseñanza-aprendizaje que  lleva aparejado un esfuerzo en infraestructuras, formación, nuevos servicios, cambios en la gestión académica, incremento y adecuación de los recursos humanos,  movilidad, etc. Todo ello requiere inversiones y, por  tanto, adaptar la financiación a las nuevas necesidades.

¿Qué comportamiento tienen las administraciones en este ámbito?
Bueno, pues no me parece el más correcto. La implantación de un nuevo modelo de universidad  conlleva un nuevo modelo de financiación. Y las administraciones aún no han actuado y por ello la financiación  de las universidades públicas es hoy un tema preocupante. El número de universidades se ha incrementado  en mayor proporción que el número de alumnos. Las  universidades de nueva creación han recibido grandes  cantidades de recursos para sus infraestructuras y, sin  embargo, las antiguas carecen de financiación para su  conservación y modernización.

¿Y qué importancia tiene la motivación o el  compromiso personal en el proceso de la calidad?

Es vital. “La calidad la hacen las personas”. La  educación entendida como servicio es el resultado de  las acciones, directas o indirectas, de todos y cada uno  de los individuos que integran la organización.

La excelencia ha sido siempre el objetivo de las  instituciones académicas, pero ¿cree que hubo etapas durante las que se ha obviado esta premisa?
Lo que ha pasado es que la Universidad no ha sido capaz de responder a las exigencias del entorno con  la rapidez que éste exigía, debido al insuficiente volumen de financiación y  a falta de autonomía. Universidades de élite, como Harvard y Stanford, gozan de una  autonomía plena. Mientras, en la universidad españolas, los intereses políticos son los que prevalecen.

¿Considera una ventaja la experiencia que  acumulan las universidades históricas?
Las universidades  históricas han desarrollado  creencias, valores y normas sobre cómo enseñar, investigar y actuar de acuerdo a un entorno. Cuando éste cambia rápida y radicalmente, estas creencias y valores pueden ser una debilidad.

¿Qué ha hecho  la USC para mejorar la vida de los universitarios?
Desde el vicerrectorado de Calidad  se trabaja en la ejecución del plan de desarrollo sostenible  y en  la elaboración de un  plan de igualdad, pero otros vicerrectorados también impulsan políticas activas.

Sospecha que existen diferencias cualitativas importantes entre Lugo y Compostela?
Sí, el campus de Lugo, por su juventud, cuenta  con menos servicios que el de Santiago.

Aboga usted por universidades más pegadas a  la realidad social y a los problemas reales? 
Creo que la misión de la universidad es formar a  personas útiles para la sociedad. Aunque hoy  existe  mucho debate sobre lo que la sociedad considera  “útil”, yo entiendo que ésta exige profesionales creativos, críticos, flexibles, que, con una sólida formación  científica y humanística, sean capaces de actuar con eficiencia y sentido ético en todas las esferas de su vida. En  la actualidad no basta ser un especialista en una   determinada materia y ser brillante en la esfera del saber;  sino que es preciso el  desarrollo de  la esfera del  “ser”, el “hacer” y el “convivir.

Entrevista publicada no suplemento Campus do xornal El Progreso, do 27 de xuño de 2007