Saltar ao contido principal
Xornal  »  Discurso pronunciado na investidura de Winfried Stute como doutor honoris causa da Universidade de Santiago

Wenceslao González Manteiga: Discurso pronunciado na investidura de Winfried Stute como doutor honoris causa da Universidade de Santiago


Excelentísimo Rector Magnífico de la Universidad de Santiago de Compostela, Excelentísimos Rectores Magníficos de las Universidades de Coruña y Vigo, autoridades políticas y académicas, profesoras, profesores, amigas y amigos.

Hoy comparto con todos los que como yo, han tenido la fortuna de trabajar con el Profesor Winfried Stute, el orgullo que supone exponer los logros científicos de un gran maestro, que fue y sigue siendo para mí y para otros muchos colegas a nivel nacional e internacional. ¡Qué suerte haberle conocido en aquel congreso internacional celebrado en el País Vasco en el año 1985…!

Es para mí también un placer tomar parte relevante en este prestigioso acto de nombramiento de honoris causa a un matemático  con componente estocástica (ligada, ¡cómo no!, a la diosa Fortuna de su discurso), como así se les denomina muchas veces a lo probabilistas y/o estadísticos.

Este acontecimiento se suma a los diversos eventos que se vienen desarrollando en este curso tan especial para los matemáticos de la Universidad de Santiago, debido a la celebración del 50 aniversario de la existencia de la titulación de Matemáticas. Aprovecho esta ocasión, además, para manifestar mi agradecimiento a la Facultad de Matemáticas por el apoyo a la nominación de honoris causa del Prof. Winfried Stute.

Siendo estudiante de tercer curso de la titulación de Matemáticas, cuando tenía mis primeros contactos con la asignatura de Cálculo de Probabilidades y Estadística, no podía siquiera imaginar que 32 años después, tendría la gran satisfacción de describir los avances más destacados de uno de los mejores creadores de herramienta probabilística que surgieron en Europa en las últimas décadas.

Winfried Stute nació en Bochum, Alemania, en el año 1946. Inició sus estudios de licenciatura en Matemáticas en el año 1968, presentando su tesina de licenciatura en 1973 en el ámbito de la matemática estocástica, más concretamente en generalizaciones del teorema de Glivenko-Cantelli. Finalizó su tesis doctoral en el año 1975, en el campo de teoremas límites de probabilidad. En ambos casos fue dirigido por el prestigioso probabilista alemán, el profesor Gaenssler. Su habilitación para profesor de Matemáticas la logra en el año 1980, por la Universidad de Munich, especialmente gracias a los avances que ya había desarrollado en la teoría de los procesos empíricos. De hecho, ya en 1979,  Stute y Gaenssler publicaban en la revista Annals of Probability un artículo invitado, que fue y sigue siendo una referencia para los estudiosos de procesos empíricos. Tras promocionar como profesor en la Universidad de Munich en 1980 y en la Universidad de Siegen en 1981, es en la afortunada Universidad de Giessen, en el año 1983, en donde se asienta como “full professor”, hasta la actualidad, a pesar de las diversas ofertas que tuvo por parte de otras universidades alemanas o de universidades de Estados Unidos.

Aunque Winfried Stute tiene sus inicios en el campo de la teoría de la probabilidad, muy pronto, después de un gran entrenamiento en Álgebra y Cálculo, a principios de los 80 comienza a generar una amplia herramienta probabilística con numerosas aplicaciones a los diversos campos de la Estadística. Esto lo convierte en uno de los más valiosos probabilistas a nivel mundial. Su herramienta fue crucial para una gran parte de los desarrollos de la Estadística Matemática moderna. Procedente de la escuela de los estudiosos en el campo de los procesos empíricos y contemporáneo de grandes  genios de la probabilidad, como David Pollard , Evarist Giné y Jon Wellner, su trabajo es más diverso y con muchas más conexiones con la Estadística. Su artículo publicado en 1982 en los Annals of Probability, tuvo un impacto inmenso. Este trabajo, que explicaba de forma artesana, desde el punto de vista matemático, el módulo de oscilación de los procesos empíricos, facilitó notablemente toda la teoría asintótica en muchas áreas de la  estadística no paramétrica, en los métodos de suavizado, en el análisis de supervivencia, en los procesos cuantiles, etc.

De hecho, su posición distinguida como fellow de la IMS tiene mucho ver con el avance metodológico que este trabajo supuso. 

En los años 80 Winfried Stute publica numerosos trabajos en las mejores revistas metodológicas de la Probabilidad y de la Estadística, cubriendo campos tan diversos como: L y M estimadores, U estadísticos, métodos bootstrap, series de tiempo,…etc. Es difícil encontrar en Estadística Matemática, contextos en donde el trabajo de Winfried Stute no tuviese influencia. Más aún, sus trabajos de fundamento de esa década son todavía aplicados en la actualidad a entornos específicos y relevantes como por ejemplo el de la Bioestadística.

A comienzos de  los años 90 Winfried Stute desarrolla en varios artículos una teoría muy importante ligada al campo del Análisis de Supervivencia. Por citar alguno de los más innovadores, el de la ley fuerte de los grandes números para datos con censura, que publica en Annals of Statistics en el año 1993 con la profesora Jane Ling Wang, de la Universidad de Davis en California. Como ella misma me comentó en ocasiones, trabajar con Winfried Stute era una experiencia fascinante. Según sus palabras, “Winfried era un superclase de las Matemáticas con una gran gama de posibilidades para desarrollos metodológicos”. 

En la segunda parte de la década de los 90, Winfried  Stute presenta en su trabajo publicado en la revista Annals of Statistics  algunos de los resultados más citados en la reciente literatura estadística. En concreto, su famoso estudio de los tests de bondad de ajuste de modelos de regresión basados en la estimación empírica de la función de regresión integrada. El impacto de este trabajo va más allá del campo de la Estadística Matemática, con una gran proyección en la Econometría. Yo mismo fui testigo del gran éxito de este resultado, asistiendo a las distintas ponencias del congreso mundial de Econometría celebrado en Santiago en 1999, donde varios conferenciantes hacían mención y uso del, por aquel entonces, reciente trabajo de Winfried Stute. 

Por otro lado  también me considero afortunado de haber podido trabajar con el, en colaboración con antiguos estudiantes míos. En particular destacaría el estudio del calibrado de la distribución de los estadísticos para los tests de bondad de ajuste con técnicas de remuestreo, siendo nuestros avances muy citados actualmente en la literatura estadística y econométrica. 

Winfried Stute también colaboró con otros autores en otras formas de calibrado, basadas en las llamadas transformaciones de tipo Martingala, que dieron y están dando lugar a numerosas publicaciones en las mejores revistas del ámbito.

Más recientemente, desde principios de esta década y hasta la actualidad, Winfried Stute ha dedicado gran parte de su energía a la Matemática Financiera. ¿Cuál fue la razón para esta dedicación? Como en otras muchas ocasiones, sus intereses académicos coincidían con los de sus estudiantes.  Después de sus primeras incursiones en la docencia de algunas asignaturas de la Matemática estocástica en las finanzas, Winfried Stute pudo constatar la gran utilidad que este conocimiento proporcionaba a sus alumnos en  múltiples puestos de relevancia del entorno financiero.

Winfried Stute es autor de más de 100 publicaciones en las mejores revistas del campo de la Probabilidad y de la Estadística, figurando en muchas de ellas como autor único.

Ha sido y es un ciudadano del mundo, visitando de este a oeste y de norte a sur, gran parte de las universidades notables del planeta. Ha sido y es también editor asociado en las mejores revistas, sin detrimento de sus responsabilidades académico-administrativas, habiendo sido decano del Mathematisches Institut de la Universidad de Giessen en varias ocasiones.

Ha organizado numerosos eventos científicos y ha participado en la formación de numerosos estudiantes venidos de diferentes latitudes.

Aunque podría extenderme hablando del Profesor Winfried Stute como uno de los mejores académicos que ha conocido la Probabilidad y la Estadística, me gustaría, llegado este momento, destacar en él su gran calidad humana. No es únicamente un excelente investigador, es además una gran persona siempre dispuesta a colaborar, una persona receptiva, abierta, generosa. Es, en definitiva, un amigo para todos los que hemos tenido la suerte de trabajar con él. Estas cualidades hacen de él un ser muy respetado y querido en todos aquellos sitios a los que va. 

Posee además una gran capacidad docente. De las diversas opiniones que he obtenido de académicos próximos a él, concluyo que no soy el único en afirmar que su calidad como didacta no tiene límites. Yo he sido afortunado de poder asistir a casi todos sus seminarios impartidos en la Universidad de Santiago, durante los más de 20 años en que ha venido a nuestra ciudad de forma continuada. Su vitalidad, su ingenio y su capacidad para lanzar los mensajes clave del aprendizaje estadístico han hecho que sus seminarios fueran siempre muy asistidos.

El profesor Winfried Stute es un trabajador de la docencia y de la investigación que ha dedicado su vida a contribuir al progreso del conocimiento del apasionante campo de la Estadística y sus aplicaciones. Sus resultados serán usados por las generaciones venideras y muchos de los investigadores actuales y del pasado reciente ya se han beneficiado de sus desarrollos. En particular, su dedicación en nuestra Universidad fue también muy intensa, prácticamente desde cuando nos conocimos en el año 1985. Seguro que muchos de mis estudiantes que  también lo fueron suyos, y a los que el siempre recibió con los brazos abiertos en sus visitas a Giessen, pensarán lo mismo. 

La iniciativa surgida desde nuestro Departamento de Estadística e Investigación Operativa para la distinción de Doctor Honoris Causa al Profesor Winfried Stute, no sólo distinguirá a este extraordinario investigador con una bien merecida mención, sino que también honrará enormemente a la institución compostelana. 

Como él comenta en su intervención, la diosa Fortuna juega actualmente un papel crucial. La Probabilidad y la Estadística viven hoy una era dorada. Las cantidades masivas de datos que generan las tecnologías actuales hacen muy necesaria la intervención de la Estadística en las Finanzas, la Biomedicina, la Industria, el Medioambiente, etc. 

Cualquier Universidad de prestigio debe tener un departamento de Estadística potente, no sólo por el interés de la propia Ciencia sino también y en gran medida, por el gran servicio que ésta gran área de conocimiento desarrolla en conexión con problemas surgidos en otras disciplinas. Estoy seguro que nuestro departamento de Estadística e Investigación Operativa no es una excepción y que seguiremos contando con el apoyo de nuestra Universidad para todas nuestras iniciativas: Docentes, de investigación, de difusión y de relación de consultoría con las numerosas empresas que demandan nuestros servicios.

En Galicia hemos creado, desde principios de la década de los 90, con la gente que hoy pertenece a las tres Universidades Gallegas, una gran familia de estadísticos que participa conjuntamente en el desarrollo de numerosos eventos científicos y de difusión y que colabora en el mantenimiento de diversas sociedades científicas del ámbito, a nivel gallego, nacional e internacional.

Como respuesta a lo que comentas en tu fascinante discurso, Winfried, he de decirte que puedes considerarte parte muy importante de nuestra gran familia. Ten presente que gran parte del prestigio internacional que actualmente tiene esta familia se lo debe a los numerosos encuentros, aquí o en Giessen, en donde de forma siempre amable, nos ofrecías gran parte de tu conocimiento. Gracias.

Señor rector, es para mí un gran honor el proponer, en representación del Departamento de Estadística e Investigación Operativa, la investidura del Profesor Winfried Stute como Doctor Honoris Causa de nuestra Universidad.

Muchas gracias