Saltar ao contido principal
Xornal  »  Semana do Cerebro. Investigación traslacional en enfermedades psiquiátricas

E. Domínguez e Mª Isabel Loza: Semana do Cerebro. Investigación traslacional en enfermedades psiquiátricas


Las enfermedades psiquiátricas son comunes en todos los países, representan un elevado coste para los sistemas de salud y causan sufrimiento a las personas que tienen una enfermedad mental, que están a menudo sometidas a un fuerte aislamiento social, tienen peor calidad de vida y un riesgo de mortalidad elevado. Se trata de enfermedades complejas como la esquizofrenia o la depresión, cuyo origen no es bien conocido y se relaciona con condiciones ambientales e individuales, y para las que existen importantes dificultades para trasladar los hallazgos científicos a la práctica clínica. Por ello, está apareciendo un nuevo concepto en la investigación biomédica aplicada, la investigación traslacional, que trata de mejorar el diagnóstico, tratamiento, pronóstico o prevención de estas enfermedades ” trasladando” el conocimiento desde la ciencia básica a la cama del paciente y a la inversa, de forma continua y bidireccional. Para el desarrollo de este modelo es clave la participación de equipos de investigación de naturaleza interdisciplinar (neurociencia, psiquiatría clínica, farmacología, genetica, biología de sistemas…). La existencia de un canal de diálogo permanente entre ellos es crítica para aplicar en entornos reales los conocimientos moleculares con potencial relevancia clínica, así como para generar y validar hipótesis que den soluciones a problemas identificados en la práctica clínica diaria.

Un ejemplo de éxito en la utilización de esta estrategia fue el descubrimiento de los fármacos antipsicóticos en los años 50, después de observar que algunos enfermos mentales a los que se administró un fármaco antihistamínico para tratar una alergia mejoraban sus síntomas psicopatológicos. Posteriormente, se identificó el mecanismo de acción central de la clorpromazina y se sintetizaron moléculas derivadas de esa estructura química que resultaron eficaces para disminuir los síntomas positivos de la esquizofrenia. La sinergia originada a través de la comunicación entre equipos clínicos, farmacólogicos y químicos permitió el desarrollo de un grupo de fármacos que cambió para siempre la calidad de vida de los enfermos de esquizofrenia y se “abrieron las puertas de los hospitales psiquiátricos”.

Los avances en las nuevas tecnologías de biología molecular, farmacogenética, farmacogenómica y bioinformática están permitiendo estudiar las interacciones genético-ambientales que determinan las bases genéticas y moleculares de las enfermedades y la respuesta a los fármacos y están proporcionando conocimiento con potencial relevancia clínica. No obstante, existen algunos problemas pendientes de resolver, que incluye la mejora de la eficiencia de los tratamientos, el diagnóstico precoz y la prevención en etapas tempranas, así como la mejor definición de estas enfermedades.

Enlaces relacionados:
http://www.usc.es/neurosci/
http://www.dana.org/edab/baw/index_es.cfm
http://www.dxid.org/semanadocerebro