Saltar ao contido principal
Xornal  »  Manifiesto de los profesores de Filología Románica de las Universidades españolas

Manifiesto de los profesores de Filología Románica de las Universidades españolas


Los profesores de Filología Románica de las Universidades españolas, reunidos en la Facultat de Filologia de la Universitat de Barcelona el 5 de septiembre de 2005, acuerdan manifestar su profunda preocupación por la probable desaparición de la Universidad española de la titulación de Filología Románica, que siempre se ha visto representada por nombres de prestigio internacional en el ámbito de las letras.


La Filología Románica empezó a desarrollarse como ciencia en el siglo XIX y su primer objetivo, el análisis comparativo de las lenguas y las literaturas románicas, representado por las dos asignaturas fundamentales de Lingüística Románica y Literatura Románica Medieval, desembocó en estudios científicos que hoy se traducen en materias independientes como la lexicología, la dialectología, la fonética, la edición de textos, la literatura comparada, la crítica textual, la historia de la literatura…, aplicadas al conjunto románico o a cada uno de los distintos ámbitos particulares que la integran. Todas estas disciplinas que hoy se imparten en un gran número de universidades constituyen contenidos básicos de diversas licenciaturas, entre las que se encuentran aquellas que se han formado a partir de la Filología Románica, que es el tronco inicial y común de las lenguas y literaturas modernas de la Europa románica.


La formación “generalista” de los estudios de Filología Románica no constituye de ninguna manera un impedimento para la posterior especialización de sus estudiantes, sino todo lo contrario. Y desde luego en nada choca con el “carácter generalista de las Titulaciones de Grado” que se establece en el punto 3 de la Nota informativa del MECD  español, concerniente a los acuerdos tomados en Berlín (septiembre, 2003) y en Bergen (mayo, 2005). La especialización es básica en la filología románica como en cualquier otra disciplina científica, pero también es importante no perder nunca de vista una perspectiva transversal, como ha sido práctica común en esta ciencia desde sus inicios. Aurelio Roncaglia, uno de los más brillantes romanistas del siglo XX, para justificar esta necesidad y complementariedad, extrajo el ejemplo de la medicina: no cabe duda de que la especialidad es necesaria, como también lo es el médico de cabecera; y en estos momentos en los que se insiste tanto en la capacidad de reciclaje de los profesionales, salta a la vista que el médico de cabecera, con su amplia perspectiva, puede especializarse fácilmente en uno o varias ramas de la medicina, mientras que el especialista, que está muy centrado en un subcampo, lo tendrá difícil para dedicarse a otro subcampo distinto. La dualidad de perspectivas, la generalista y la de especialización, es inmanente en la Filología Románica, porque es en cada momento condición esencial de su objeto de estudio.


La formación romanística ha facilitado la ocupación de puestos de trabajo destacados no sólo en la enseñanza (universitaria y secundaria), sino también en el mundo editorial, en el de la comunicación, la documentación, la administración, la traducción, la gestión cultural, etc., gracias precisamente a la variedad de su formación, a la riqueza y polivalencia de sus conocimientos, a la versatilidad que éstos les proporcionan, a la riqueza lingüística que poseen; cosas que, desde hace tiempo, son contempladas desde el mundo empresarial como valores muy positivos. El mercado laboral de nuestro tiempo demanda personal altamente especializado, pero, a la vez, profesionales muy cualificados, de alto nivel, con una formación suficientemente amplia como para permitir desarrollar su trabajo en más de una dirección.


Los estudios de Filología Románica continúan vigentes en las más prestigiosas universidades de Europa y de los Estados Unidos de América. En un informe reciente sobre las 500 mejores universidades del mundo, elaborado por el Institute of Higher Education, Shanghai Jiao Tong University (http://ed.sjtu.edu.cn/rank/2005/ARWU2005-Top100.htm), puede constatarse la presencia de la Filología Románica en diez de las once primeras (la que no los contiene –Caltech- es politécnica). Eliminar esta titulación del mapa de futuros grados de la universidad española va en contra de la tan deseada convergencia europea, pues en sus estudios “converge” toda Europa y las materias que en ella se imparten encuentran sus raíces en el continuum románico que explica la unidad cultural de la Europa medieval y a la vez el comienzo de su diversidad lingüística y literaria hasta nuestros días.