Saltar ao contido principal
Xornal  »  Suicidio gerontológico en España

José Manuel Mayán Santos e Mario Araña Suárez: Suicidio gerontológico en España


Ante las informaciones que han sido vertidas estos últimos días, de manera abundante en todos los medios de comunicación, a raíz de la celebración el pasado día 10 de Septiembre, del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, instaurado por la O.M.S., consideramos necesario efectuar las siguientes puntualizaciones, a partir de los datos de que disponemos en las investigaciones elaboradas en el Programa de Doctorado en Gerontología, de nuestra Universidad, Santiago de Compostela:

______
1.- Si bien es cierto que se produce un impacto o tasa de ataque epidemiológica, aguda, en la franja de edad 25-35 años principalmente, como ha sido reflejado en los medios de comunicación, se sigue olvidando que porcentualmente, las mayores tasas de ataque o velocidad del impacto suicida, por franja de edad, se sitúa en las edades gerontologicas.

De esta forma, en nuestros estudios, reflejamos que:

* A partir de 65 años, la tasa procentual de suicidios es el doble a la de la franja de edad mayor anterior: frente al 11,5 ( por cien mil habitantes) de media, en las edades de mayor tasa, 25-35, encontramos, solo en la franja de edad 65-75 años, una tasa de 23,11 ( por cien mil habitantes ), más del doble, para el periodo 1990-2000, como ejemplo.

* En todas las franjas de edad gerontológicas, es decir a partir de 65 años, la tasa de suicidio porcentual se incrementa, como no sucede en ningún otro periodo vital anterior, alcanzando cifras del 41% en las edades 75-84 años, y de 65% en mayores de 85 años.

_________
2.- Desde un análisis diferencial de género, menos pueden sostenerse las informaciones que se han estado ofreciendo, ya que:

* Si tomamos el dato porcentual habitual, encontramos que las mujeres a partir de 65 años, ofrecen unas tasas de suicidio consumado que suponen el triple, de la tasa mayor encontrada en otra edad, para su sexo.

* Tomando el número real de casos, por ejemplo, del año 2000, encontramos que, en mujeres, los suicidios consumados en la franja 65-75 años, suponen 163 casos, frente a los 103 de la franja 25-34.

_______
3.- Efectuando un análisis comparativo con las mujeres fallecidas por violencia de compañero íntimo, encontramos la cifra de 213 en el periodo 1998-2000, o de 98 en el año 2003. Sin embargo, la cifra de mujeres fallecidas por suicidio consumado, en España, sólo en el año 2000, fueron 807. Debe tomarse nota de la diferencia real númerica.

________
4º.- Las cifras y tasas epidemiológicas que mostramos, aparecen consolidadas en la evolución de la población española, durante la década. Por lo tanto, cabe esperar, y así se viene reflejando posteriormente en los datos facilitados por el INE, disponibles ya para el año 2001, y 2002, que estas cifras de suicidio consumado, no bajan.

________
Como CONCLUSIÓN:

Entendemos que las informaciones vertidas en los medios de comunicación, sobre el suicidio consumado en España, reflejan importantes carencias.

No toman en cuenta la importancia real de analizar por franjas de edad este fenómeno demográfico de muerte violenta por suicidio consumado.

Reflejando un grave olvido de la realidad y contundencia de este fenómeno social y sanitario que carece de medidas de prevención concretas y específicas en el Estado español, frente a otros fenómenos sociales y sanitarios que, aún siendo menor la incidencia en número de casos contabilizados, cuentan con ley y medidas, sociales y jurídicas, de protección específica

José Manuel Mayán Santos e Mario Araña Suárez:

Programa de Doutoramento en Xerontoloxía da Universidade de Santiago