Saltar ao contido principal
Xornal  »  'Ante una nueva revolución: La edificación urbana con madera contralaminada', por Manuel Guaita *

'Ante una nueva revolución: La edificación urbana con madera contralaminada', por Manuel Guaita *


El otro día tuve el placer de ver al Arquitecto español Julen Pérez Santisteban dando una charla en la escuela de arquitectura de la Universidad de La Coruña, y recuerdo ahora al escribir este artículo el orgullo que sentía al oírle. A Julen lo conocí cuando se matriculó del Master en Ingeniería de la Madera Estructural que ofertamos en PEMADE en la Universidad de Santiago. El día de la inauguración presenté como una imagen símbolo del futuro la torre “Murray Grove “ del año 2008 ejecutada en Londres con madera contralaminada (CLT) para que mis alumnos sintieran que durante su formación en la Escuela Politécnica Superior del Campus Terra de Lugo se convertirán en los futuros protagonistas de la nueva revolución de la edificación del siglo XXI: la construcción urbana con madera.

Tras la presentación se me acercó Julen y me dijo… Yo soy arquitecto en el estudio Waugh Thistleton Architecs. Cual fue mi sorpresa que pensé, ¡Pero si ese estudio es el que hizo Murray Grove!. Y es que nuestros arquitectos en España son sin duda de los mejores del mundo. Ahí tenemos como ejemplo el reciente premio Pritzker de arquitectura 2017 otorgado al estudio catalán de los arquitectos Rafael Aranda, Ramon Vilalta y Carme Pigem.

El uso de la madera estructural en la construcción urbana es desde “Murray Grove” algo ya imparable, y se impone ya como material para levantar nuestras ciudades de manera ineludible como elemento necesario para frenar el cambio climático, y al ser la construcción un motor económico, poder llenar nuestro planeta de bosques que produzcan indefinidamente madera.

Y es que la madera es el único material de construcción sostenible de verdad. No sólo almacena CO2, también libera O2. Es necesaria mucha menos energía en su producción que otros materiales, y utilizado correctamente puede reducir las emisiones de los edificios en uso. Es una solución constructiva rápida y seca y cuando el edificio cumpla su servicio la madera con la que se hizo dejará residuo cero. Es realmente el material perfecto para construir con racionalidad y armonía.

Julen nos trajo a su charla datos impresionantes. Su estudio acaba de ejecutar el edificio “ Dalston Lane”. Se trata de un edificio de 10 plantas hecho de madera con certificación forestal sostenible, y por tanto con garantías de renovación tras su extracción de montes productivos y que dan riqueza a sus propietarios. Dalston Lane acoge a 800 inquilinos en 16.000 metros cuadrados habiendo utilizado solo 2500 árboles y se han ahorrado con esta obra 7.000 toneladas de emisiones de CO2.

Esta emisión que gracias a Julen y su estudio ha ahorrado al planeta, sería el equivalente a lo que emiten: un Airbus A380 en 1 millón de kilómetros, o 24 festivales de música, o 105.000 coches en un año, o 12 millones de kilómetros en coche ( 300 vueltas a la tierra ), o 3 horas de Facebook a nivel global, o 24.000 millones de llamadas de teléfono… Dalston Lane tardó 18 meses en ejecutarse, 8 meses más rápido que con un sistema convencional más pesado. Impresionante ¿verdad?

No tengo la fortuna de ser gallego. Recuerdo con cariño cuando llegué a Lugo hace ya 22 años a una ciudad que ha cambiado mucho desde entonces para bien. Llegué con un compromiso universitario para echar una mano en aquello en lo que pudiera empujar en la medida de mis posibilidades. Y la verdad es que me bastó un paseo por esta maravillosa tierra para entender lo que es la Galicia forestal. Galicia para mí representa el vigor de la naturaleza.. representa la armonía… inspira sabiduría pacífica… hospitalidad… y mucha paz interior..

Me bastó un paseo por sus Soutos… por el Camino de Santiago… por la Mariña Lucense y su mar único para comprender que Galicia lo que tiene latente además es una riqueza infinita.. porque la riqueza no es otra cosa que la que pone en valor lo que uno es en su verdad más profunda y sincera… Y Galicia sobre todo son de manera destacada sus montes y sus habitantes.. Ciudadanos propietarios de la riqueza del siglo XXI… la madera y los productos forestales de todo tipo derivados de los bosques… Creo que el tiempo de poner Galicia en su máximo valor productivo es ahora, generando con tecnología los productos en base madera de procedencia gallega que hagan de la construcción su fuente de máximo valor. Los países más avanzados ya están en este camino. ¿Y nosotros?

Hace poco se ha incorporado la Universidad de Santiago y con ella la Plataforma de Ingeniería de la madera estructural PEMADE al Cluster de la Madera y Diseño de Galicia, y aprecio con satisfacción en las reuniones el interés que hay en generar la idea de.. “unidad“ , de “proyecto común “ de “coordinación“ en defensa de nuestro sector y orientarlo unidos en la correcta dirección.

El Ayuntamiento de Lugo y la Diputación de Lugo a través del proyecto europeo Life “ Lugo + biodinámico “ están aportando mucho en un nuevo modelo de ciudad ejemplo del buen hacer con construcción sostenible con madera y la Xunta de Galicia ha manifestado su interés en desarrollar durante esta legislatura la Agencia de la Industria Forestal para dar un nuevo impulso al sector.

Creo que estamos en el camino. Un camino de futuro, de bosques, de edificios de madera, de valor añadido, un camino para que nuestros hijos puedan vivir en ciudades sostenibles en donde la paz interior y la armonía sigan siendo lo que nos guía hacia adelante.. ¡A por ello!

* Catedrático de la USC en la EPS. Director de Pemade

(Articulo publicado en El Progreso e en Diario de Pontevedra)